diumenge, de març 18, 2007

MICROS, TOGUES, BANDERES...I MITRES


L’estratègia d’assetjament polític al govern de José Luis Rodriguez Zapatero pren totes les formes imaginables i utilitza tots els fronts potencialment desestabilitzadors. El Partit Popular va ensenyant totes les cartes i deixa ben clar que està disposat a jugar-les totes: L’AVT li fa el joc. Hi ha magistrats o togats que hi posen la seva part. Han descobert el plaer de les manifestacions amb banderes desplegades al vent. I mantenen els altaveus connectats als estudis de la Cope on el fabricador de consignes incendiàries les escampa com si anessin carregades d’indulgències. Per treure dubtes el bisbe d’Osca, Jesús Sanz Montes, s’ha encarregat de posar la partitura popular en format de carta pastoral.

Ja ho tenim tot: víctimes, micros, anteres, togues i mitres... tot i tots al servei de la desestabilització del govern Zapatero. Caldrà veure, tanmateix, si el PP i el mateix Rajoy arriben sans i estalvis al final d’una cursa que els seus estrategues han situat en la doble cita electoral: la del 27 de maig primer i les generals després. Es tan bèstia el grau de crispació que han volgut generar en el panorama polític espanyol que jo estic convençut que acabarà en bumerang i esdevindran víctimes del seu joc pervers.

Una cosa és molt clara: Les reformes polítiques, socials i territorials que ha posat en marxa el govern Zapatero són de tanta envergadura que l’oposició ha entès que està posant les bases que permetin avançar cap al model federal de l’estat i no renuncia a explorar nous camins per a la pacificació d’Euskadi. I el PP voldria rebobinar, el PP vol bloquejar-ho i està disposats a tot, entre altres coses a aliar-se amb la dreta més extrema. Rajoy ha perdut l’aposta pel centre dreta i s’ha vist arrossegat ell i els seus aliats reformistes com ara Piqué, Gallardón... cap a una oposició del més pur estil aznarista.

El terreny de joc està marcat. Les cartes són sobre la taula. Si Rajoy ha optat per l’enfrontament, Zapatero ha de jugar també les seves cartes: reforma, reforma i reforma. Diàleg, diàleg i diàleg. Aposta per la pacificació d’Euskadi. Model federal de l’Estat, replantejament de les relacions amb l’església, reforma de la justícia. I això no ho podrà fer si no sent ben explícit el suport de la ciutadania. I aquest suport s’ha de fer sentir també al carrer, també als mitjans de comunicació, també a les urnes del 27 de maig. I no aniria malament que alguna altra mitra s’atrevís a desactivar l’odi que estimulen alguns col.leguesi que recordessin que l’odi no ha deixat de ser un pecat capital.

1 comentari:

José Luis López Bulla ha dit...

POLEMICA CON JOSEP MARIA BALCELLS: sobre el federalismo







Hace unos días comentaba en este mismo blog que no considero el federalismo como la principal seña de identidad de la izquierda. Añadía, además, que me parece poco adecuado situar ahora mismo dicho tema en el centro del quehacer político.



Estas afirmaciones eran unos primeros apuntes para el debate que tendremos en el Ateneu barcelonés el día 19 de abril. Me imagino que, en dicha conversación, saldrán otras opiniones y los partidarios del federalismo me dirán cuatro cosas. Es de esperar que Josep Maria Balcells intentará rebatir mis opiniones y, como siempre, lo hará con punto de vista tan brillante como fundamentado. Un servidor, de entrada, le anticipo mis pensamientos, y tomo como pretexto lo que el mismo Balcells explica en su blog: http://jmbalcells.blogspot.com




Lo que especialmente me interesa es la siguiente frase de este fragmento que he puesto yo mismo en negrita para realzarlo a la vista.



El terreny de joc està marcat. Les cartes són sobre la taula. Si Rajoy ha optat per l’enfrontament, Zapatero ha de jugar també les seves cartes: reforma, reforma i reforma. Diàleg, diàleg i diàleg. Aposta per la pacificació d’Euskadi. Model federal de l’Estat, replantejament de les relacions amb l’església, reforma de la justícia. I això no ho podrà fer si no sent ben explícit el suport de la ciutadania. I aquest suport s’ha de fer sentir també al carrer, també als mitjans de comunicació, també a les urnes del 27 de maig. I no aniria malament que alguna altra mitra s’atrevís a desactivar l’odi que estimulen alguns col.leguesi que recordessin que l’odi no ha deixat de ser un pecat capital.





De acuerdo con todo, excepto con lo marcado en negrita. Dos son las razones que llevan a disentir del diputado Balcells.



La primera razón, como decía, es de fondo: es preciso dejar que funcionen a todo tren, durante un tiempo indeterminado, los nuevos Estatutos de Autonomía, también el de Catalunya. Si todavía están en pañales y pendientes de adquirir fisicidad ¿qué sentido tiene ahora hacer un salto hacia otro paradigma institucional? Téngase en cuenta que Balcells plantea que debe ser ahora mismo como elemento de iniciativa potente para contrarrestar la loquinaria ofensiva de los Apostólicos del Partido popular, lo que –por otra parte, ciertamente-- nos lleva a otro planteamiento añadido que después comentaré.





Si todavía los nuevos Estatutos están abriéndose paso, considero que la propuesta de Balcells es un atolondramiento desordenado. Es necesario, a mi juicio, observar el nuevo itinerario de los Estatutos, ver cómo se consolidan, observar qué novedades suscitan y crean, qué entrecruce tienen los unos con los otros, y sobre todo: analizar cómo repercuten esos bienes democráticos en las gentes de carne y hueso. ¿Durante cuánto tiempo? No es eso lo importante, sino el estudio de la evolución de esos nuevos bienes democráticos. Porque sería desordenadamente atolondrado poner fecha de caducidad a lo que acaba de crearse. Añado un matiz: no tengo nada en contra de un planteamiento académico sobre el federalismo, pero (repito) Balcells está hablando políticamente. Es decir, hay que llevar –dice con toda claridad-- la cuestión federal ahora mismo al terreno político como ofensiva (esto lo digo yo) contra los aullidos de los Apostólicos. Y es este el momento de retomar algo que dejé insinuado.




Si este fuera el momento para situar políticamente la cuestión federal no sería esencialmente para responder a los aullidos de los Apostólicos. La ordenación federal del Estado es algo de tanta enjundia que no requiere coartadas ni pretextos. Estaríamos, lo digo sine retranca ac studio ante una instrumentalización. La cuestión federal es una variable independiente de las contingencias políticas y, mucho menos, de los aullidos de los apostólicos o –ahora sí que viene la retranca-- de los ojalateros.




La segunda razón es: querido Balcells, ¿puedo argumentar que el horno no está para tan rica bollería? Aclaro: el horno no es esencialmente la bronca tabernaria de los apostólicos. El horno es la sociedad española realmente existente. ¿Tú crees, Josep María, que los federalistas tenéis el nivel de influencia para meterle en la mollera a la sociedad española realmente existente un asunto de tanta envergadura y, sobre todo, ahora mismo? Porque, seamos claros, el federalismo no está en la consciencia real ni en la consciencia posible de la sociedad realmente española. Y, como bien debes saber tampoco está en los amplios abanicos de las izquierdas españolas. Pongamos por caso a los tres tenores socialistas (que ahora son dos): ¿piensas que están por la labor? Y no sólo ellos sino todo lo que arrastran...





¿Qué hacemos, pues? 1) Dejar que crezcan a base de un nuevo pelargón los nuevos Estatutos; 2) observar de qué manera inciden tales bienes democráticos, los inmateriales y los materiales, en la gente; 3) analizar qué sinergias establecen y que interferencias provocan los nuevos Estatutos entre sí. Y, por último, el gobierno de JLRZ debe –es lo que algunos pensamos en Parapanda-- poner, con más fuerza, en el centro de su actividad la cuestión social. Oye, y sobre todo darle más plasticidad.

Publicado por José Luis López Bulla. Parapanda (Andalunya) los 0:10 0 comentarios


http://lopezbulla.blogspot.com